jueves, 13 de febrero de 2014

Poner los huevitos en cual canasta?



Nueve meses después, esto ha sido un parto.. Cosas buenas, cosas chévere, cosas tristes y aquí vamos. 

Quisiera a veces dejar un poco mi adicción al Facebook, para poder escribir más seguido (-tal vez sea un nuevo propósito-). La verdad estando aquí, me ha valido mierda muchas cosas, he cambiado, si, para bien o para mal, aun no lo sé!. 

Ver a mi familia, me dio energía, motivación, ganas de hacer muchas cosas, aunque también me recordó el hecho del porqué decidí salir de mi casa a buscar mi vida, otros rumbos. Cuando ya te acostumbras a vivir sin ellos, aunque es difícil, ya no podría volver a vivir donde ellos, ahora soy yo, el resto me importa un culo! (-como habitualmente decimos, en mi país-).

Bueno, pero este capítulo del Blog lo he denominado, Poner lo huevitos en cual canasta?. 

Los seres humanos somos seres sociables y de afiliaciones, nuestros padres, amigos, familiares y por supuesto, la pareja. Ese pequeño combustible que da a nuestras vidas, alegrías, besos, abrazos, sexo, comprensión y también lágrimas y dolor. Sin embargo, en este camino, donde te encuentras con un  millón de cosas "hermosas" la necesidad de filiación a veces se vuelve, casi, tristemente, indispensable.

En realidad, no es malo, ciertamente, es muy bueno sentirse "amado" aunque en el fondo sabes que "no es tu one". Bueno por lo menos, así lo he sentido en algunas relaciones. Las mujeres somos prospectivas, es decir, podemos ver en algunos días cosas que a algunos hombres les toman años, por ejemplo, yo sé que hay cosas que para mí no son negociables dentro de una relación y eso es justamente lo que te hace decidir si el hombre con el que estas es o no es.. Para ti.

Ahora, como sabes cuándo enamorarte o no?, Para mí, enamorarse es como poner huevitos en esa canasta, los huevitos son como tus ilusiones, sueños, creaciones mentales del futuro que imaginas, probabilidades. He decidido llamarlos huevos, en primer lugar por qué hago analogía a que para entrar en una relación, cualquiera que sea, necesitas "huevos" es decir cojones, ganas, impulso... verraquera. Pero de otro lado, los huevos también son lo más frágil que puedas tener, se pueden romper dentro de la canasta, y evidentemente también en el punto más débil de un hombre y yo diría que también de una mujer (-refiriéndome a nuestros ovarios-). En este orden de ideas, también seriamos unas huevonas y también podríamos meterle cojones a todo. Entonces, como sabes que si al poner los huevitos en esa canasta (- es decir la relación que quieres construir, tu bondad, tu paciencia, tu sexualidad, tus creencias, lo que eres, tu amor-) va a funcionar o no?

Esta no es una disertación de si es bueno o es malo enamorarse. He conocido chicas que han amado a todos y cada una de sus relaciones, relaciones largas o híper cortas (-con esto me refiero a una noche-). (-No me puedo imaginar llorando, por un polvo de una noche-).

En todo caso, lo que es cierto es que en cada persona que pasa en tu vida y que toca ligeramente tu corazón, se van llevando una parte de ti, un pedacito de mi corazón, que para mí es como todo mi cuerpo, porque me considero un poco sentimental.

Imagino el escenario común donde te enamoras de una persona de tu misma creencia, filiación, lengua, cultura es fácil, ambos comparten un sincronismo mental, sexual, incluso espiritual. Ambos creen en lo mismo, detestan lo mismo, aman lo mismo... y bueno de esa manera aun es complicado.  Por que a menos que ese ser sea una extensión de la tuya, siempre habrá diferencias irreconciliables. Ahora, imagina poner esos huevitos en la canasta de otra cultura?

Una cultura extraña para ti, una cultura que te llena de dudas, de: no sé cómo actuar en esta situación, bajo estos preceptos de mi cultura porque probablemente, puedo herir a esta persona... Eso es duro. 
Claro que en nuestra propia cultura pueden haber momentos de "-no sé cómo actuar-" pero esos "- No sé cómo actuar",  se vuelven más y más grandes cuando tu pareja, viene de otro lado, donde no hablan español y no se entienden nuestras coordenadas preestablecidas. Entonces la gran duda es se deben o no poner los huevos en esa canasta?. Que tan bueno o malo puede ser poner los huevos en una canasta familiar llena de tahini y falafel?

Bueno, hasta lo que sé es que me tiene aferrada, impactada, hipnotizada. A veces me siento como Sherezade, quiero tener mil y una noches y más con él, con sus historias, con su francés, con sus sueños y por ahora,  con sus problemas familiares que nos separan. Sera pensar, si quiero poner los huevos en esa canasta o definitivamente, volver a un menú menos exótico.


Que Dios me ayude!

3 comentarios:

julian corredor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Monica Tami dijo...

ese es justamente el problema!

Monica Tami dijo...

ese es justamente el problema!